viernes, 13 de mayo de 2011

¡Proletarios de todos los países, unámonos en la lucha!

El principio de la unidad y solidaridad de clase no es una bella frase altruista o filantrópica, es una necesidad impostergable para la contundente combatividad de nuestra clase a nivel mundial. En cada huelga salvaje, en cada paro radical, en cada desborde proletariado, en cada lucha espontanea y masiva, los revolucionarios siempre exigimos a nuestros hermanos de clase que rompan las fronteras del aislamiento y que extiendan sus luchas con todos los sectores oprimidos y asalariados… pero muchas veces, este llamamiento, esta invocación no es cumplida por los mismos revolucionarios. El espíritu burgués del trabajo de secta se manifiesta muchas veces en la misma dinámica y forma orgánica de los grupos proletarios organizados. No se trabaja en base a la dinámica de la lucha de clases y las necesidades que nos muestra en su desarrollo… muy lejos de esto se trabaja para el grupo, para las siglas, para el beneficio individual, so-pretexto de que solamente “nuestro grupo” es el que tiene la razón y los demás están equivocados. En rechazo al sectarismo y en vista de las luchas masivas en todas las partes del mundo, es necesario que las minorías revolucionarias busquen el trabajo organizado, la unidad en los esfuerzos, en base a una plataforma de acción e intervención en la lucha real de nuestra clase (sin dejar de lado el esclarecimiento mediante el debate).
Compañeros, hemos visto muchos llamamientos a la unidad, muchos llamamientos a los grupos que se hacen llamar revolucionarios, comunistas y clasistas… es hora de que esto sea una realidad, sabemos que habrán muchas complicaciones, que habrán aún diversos problemas que afrontar, pero necesitamos el trabajo organizado, ser efectivos al momento de contribuir a la clase, no tenemos nada que perder… excepto las cadenas alienantes y salariales impuesta por el sistema burgués. Pero también hay que reconocer que no nos podemos unir por unir, por el simple hecho de llamarse comunista, revolucionario u organización de clase proletaria, hay principios históricos que nuestra lucha ha ido dejando a lo largo de su presencia combativa y antagonista con la burguesía y su modo de producción.
Nosotros hemos podido sintetizar, muy brevemente y en forma de borrador los principios políticos que creemos se deben defender en la actualidad en la lucha por la emancipación del capital. Estos principios no son nuestros, no los hemos inventado son la expresión de las lecciones histórica y actuales que muestra nuestra clase en lucha. Pedimos a todos los camaradas que asuman las posiciones plasmadas, ponerse en contacto con nosotros para unificar esfuerzos y lo que pedimos aún con más fervor son las críticas que se puedan hacer a estos puntos, las aclaraciones y desarrollos, sólo de esa forma podremos avanzar y dejar el mundo de las ideas…
Aquí los principios políticos revolucionarios que defendemos:
PRINCIPIOS POLITICOS REVOLUCIONARIOS DEL PROLETARIADO

- Asumimos al proletariado como la única clase que, por ser desposeída de medios de producción y ser la única creadora del valor, es capaz de terminar con el sistema producción capitalista a través de luchas masivas y radicales (fuera del orden Estatal), donde además puedan (y deban) arrastras a demás sectores oprimidos a la lucha. Por eso también defendemos la violencia revolucionaria de las masas proletarias y oprimidas como único medio para liberarnos de las cadenas de la esclavitud asalariada impuesta por el capital.
-Defendemos el internacionalismo proletario, entendiendo por esto que la clase no defiende patrias ni fronteras, por su condición de trabajador colectivo. La revolución para emancipar a la humanidad de la explotación y el capital debe ser mundial.
- Asumimos la lucha contra el capital (como relación de explotación y dominación) “extranjero” o “nacional”, por lo tanto se rechaza la “lucha” por la defensa  de alguna patria y del apoyo a la producción nacional y la desviación antiimperialista. Todos los países bajo el capitalismo explotan a los proletarios, no hay mejor o peor explotación que otra.
- Rechazamos la teoría del socialismo en un solo país. Negamos que pueda construirse la sociedad comunista en un solo país. Bajo el capitalismo, todos los países están entrelazados por la producción mundial y el intercambio.
- Asumimos que, como todo proceso dialéctico, la Revolución proletaria liberará un territorio determinado dentro de una oleada revolucionaria. Los comunistas debemos trabajar para que se extienda las luchas a otros territorios, coordinándolas entre si y también llamando a la organización. Sabemos que mientras no se expanda la revolución solo se resistirá en territorio controlado por los mismos trabajadores hasta degenerar.
- Rechazamos las elecciones, el parlamentarismo, el reformismo, etc. El Estado no es un ente neutro y mediador entre las clases, no podemos entrar dentro de la política capitalista para querer cambiarla, nuestra lucha es por la abolición del Estado (como órgano de poder burgués) y el capital como relación social de explotación asalariada.
- Rechazamos al terrorismo, guerrillerismo, etc. como formas de lucha proletaria. Comprendiendo que la organización de la clase no lo hacen pequeños grupos entusiastas, románticos y voluntaristas sino la misma clase proletaria cuando ha adquirido un colectivo nivel de consciencia.
- Rechazamos a la izquierda del capitalismo, negamos los Frente Únicos o Populares, donde se produzca la unión con la burguesía o donde se trate de unir nuestro programa con sectores que tienen propiedad privada. Nuestra lucha no puede ser desviada a expulsar a algún presidente, a reformar el gobierno o a buscar el rechazo a “empresas extranjeras”.
- Asumimos que el debate interno y entre los grupos revolucionarios del movimiento comunista internacional es el único medio posible para el esclarecimiento en las posiciones políticas y programáticas que debemos defender y aplicar en el camino hacia el comunismo.
- Asumimos que el proletariado tiene que auto-organizarse de todas las formas posibles, ejerciendo su interés de abolir la propiedad privada, el capital, el Estado, etc. Estos medios históricos pueden ser los consejos obreros, de los comités barriales, comités de fábrica, etc., como representantes reales del poder revolucionario del proletariado.
- Comprendemos que los sindicatos son órganos absorbidos por las relaciones capitalistas, y que se encuentran dentro de la política legal estatal. Por tal motivo no creemos que haya buenos o malos sindicatos, sino que los sindicatos sirven para controlar las luchas proletarias dentro de los campos de la legalidad burguesa.
¡Proletarios de todos los países, unámonos!
Grupo de Esclarecimiento Comunista – G.E.C.
Mayo 2011

2 comentarios:

romanabetancouour@yahoo.com dijo...

Más claro de ahí ni el agua!

Proletarios Salvajes dijo...

Compañerxs,
Seguimos a la espera de su respuesta a nuestra última carta y, en especial, a nuestros comentarios-aportes críticos a estos principios.
Saludos internacionalistas!
proletarios salvajes (ecuador)